RESTAURANTE

El restaurante surge en diciembre de 2010, recuperando la receta tradicional de Maruja Botas, siendo el primero en traer a Madrid el cocido Maragato. Era una comida familiar y también de campesinos, pastores y arrieros allá por la comarca de la Maragatería. No hay acuerdo en su origen pero permanece la fórmula de los tres vuelcos servidos de forma inversa. En el primero nueve distintos tipos de carne, en el segundo garbanzos con repollo y en el tercero la sopa. Y además una carta para disfrutar con otras magníficas propuestas, como sus peculiares Dim Sum de morcilla y manzana, el arroz con cangrejos de río, el bacalao confitado o un exquisito rabo de toro. Y para terminar una gran variedad de postres caseros y una carta de vinos en perfecto maridaje que aumentan el placer de la comida.

quienessomos

ELLAS

Las hermanas Ana y Silvia Fuertes abrieron en 2010 este restaurante de raíces leonesas y tradición familiar. A partir de entonces afrontan la tarea como cocineras y propietarias persiguiendo, en todo momento, la excelencia máxima, ya que su compromiso es ofrecer a sus clientes una cuidada selección de materias primas.

quienessomos

SU LEYENDA

La Maragatería está situada en las montañas de León y es una comarca de bellos paisajes y pueblos recónditos donde desde tiempo inmemorial sus gélidos inviernos y la dureza del trabajo de sus gentes han dado como consecuencia una cocina tradicional contundente que apenas ha variado con los años.

En el Astorgano les ofrecemos el máximo exponente de esta cultura gastronómica ancestral: el cocido Maragato. Si hay una peculiaridad que distingue al cocido Maragato respecto de otros cocidos es el orden de servicio o de “los vuelcos”, ya que se sirve “al revés”: primero la carne, luego los garbanzos con repollo y finalmente, la sopa.

Una antigua tradición asegura que ya que era comida de arrieros, estos llevaban consigo la carne cocida en sus viajes y la comían al descansar comiéndose esta primero porque era plato frío. Otros afirman que era una comida de labradores que comían en el campo y si comían primero la sopa se les enfriaba la carne, por lo que decidieron comerlo “al revés”.

Algunos creen que cuando atacaban las tropas francesas, durante la guerra de la independencia, siempre sorprendían a los Maragatos comiendo la sopa, teniendo que guardar la carne para mejor ocasión por lo que decidieron cambiar el orden y, como suele decirse, “de sobrar, que sobre la sopa”.

En cualquier caso y sea cual sea el verdadero origen de esta peculiar costumbre, nosotros servimos el cocido como manda la tradición: primero sus nueve tipos de carne, después los garbanzos con el repollo, a continuación la sopa y por último las natillas y el bizcocho acompañado por el café de puchero.

Sólo una recomendación: lo que tarda horas en hacerse, no debe consumirse deprisa. Tómense su tiempo, merece la pena.

quienessomos